Cartel de la conmemoración.

Cartel de la conmemoración.

El 8 de febrero de 2021 se cumplió el 80 aniversario del regreso de la Dama de Elche a España. Se trata de una escultura íbera realizada en piedra caliza entre los siglos V y IV a. C. Es un busto que representa una dama, ricamente ataviada. En la parte posterior posee una oquedad que sugiere su posible uso como urna funeraria. Originalmente estuvo policromada y con los ojos rellenos de pasta vítrea. La pieza fue hallada casualmente en 1897 en el yacimiento de La Alcudia (Elche, Alicante) y, tras el interés mostrado por el hispanista francés Pierre Paris, fue comprada por el Museo del Louvre. En 1941, fruto de un intercambio de obras de arte entre España y Francia, regresó y fue depositada en el Museo del Prado, y en 1971 pasó a formar parte de los fondos del Museo Arqueológico Nacional de España (Madrid).
El 8 de febrero de 1941 los funcionarios españoles del Servicio de Defensa del Patrimonio Artístico Nacional, encabezados por Luis Monreal, esperaban en Portbou el tren Sud-Express procedente Francia. Esperaban el vagón que transportaba el segundo lote de las obras de arte que España y la nueva Francia de Vichy habían decidido intercambiar unos meses antes. Si en la primera entrega, realizada el 8 de diciembre de 1940, la protagonista fue la Inmaculada de los Venerables de Murillo, ahora le tocaba el turno a la Dama de Elche. Según informó el Ministerio de Cultura, “casi inmediatamente después de su hallazgo casual el 4 de agosto de 1897, la Dama de Elche fue vendida por el propietario de la finca donde se encontró al arqueólogo galo Pierre Paris. Este decidió remitir el busto al Museo del Louvre para que se formase una sala dedicada al arte ibérico, contribuyendo así a su reconocimiento internacional. No era el primer resto íbero en descubrirse, pero sí era, desde luego, la pieza maestra de los íberos, a los que se les confirió, por entonces, la categoría de ser los primeros españoles. Si la Dama de Elche quedó instalada en el Louvre, también lo hizo en el imaginario colectivo de lo hispánico. La Dama de Elche se convirtió, de esta manera, en un artefacto cultural que transcendía su condición de objeto científico para transformarse en un símbolo de identificación nacional. Como consecuencia de la salida de este busto íbero y de otras antigüedades, se abrió un debate sobre la necesidad de proteger este tipo de bienes que terminó propiciando la Ley de 7 de julio de 1911, de Excavaciones y Antigüedades.

Seguir leyendo →

Toma de muestra de ADN.

Toma de muestra de ADN.

La Asociación por la Recuperación de la Memoria Democrática, Social y Política de San Fernando (Cádiz) está procediendo en estos días a realizar las tomas de muestras de ADN a los familiares de víctimas de la represión que aún no las hayan aportado, según informó en un comunicado difundido el 6 de diciembre de 2020. Esta entidad memorialista, que viene trabajando desde 2016 en la recuperación de los restos de las personas víctimas de la represión franquista en la ciudad, ya había tomado algunas muestras a familiares de avanzada edad ante el riesgo de fallecimiento. Así mismo, el organismo competente de la administración andaluza también se ocupó de hacer llegar los kits para la toma de muestras a los familiares residentes fuera de la provincia hasta entonces contactados por la asociación y cuyas muestras ya están en los laboratorios de Granada. De manera simultánea, los técnicos de dicha asociación de familiares procederán en estos días a extraer las muestras de tejido óseo de los 108 cuerpos exhumados en la actualidad compatibles con represaliados por el golpe militar. De esta forma, la asociación avanza en la labor de identificación de los cuerpos sepultados en las distintas fosas comunes intervenidas en su totalidad o en proceso de excavación desde este proyecto.

Seguir leyendo →

Inicio simbólico de la exhumación.

Inicio simbólico de la exhumación.

Cinco vecinos de Jimena de la Frontera (Cádiz) han golpeado con azadas el suelo del patio número 4 del antiguo cementerio municipal el 1 de julio de 2020. Simbólicamente han protagonizado el inicio de la fase de exhumación promovida para recuperar los restos de sus familiares, represaliados por los golpistas que se sublevaron contra la Segunda República y provocaron la Guerra Civil española. Las investigaciones históricas y las fuentes orales aseguran que más de treinta vecinos de Jimena de la Frontera fueron asesinados en el entorno del castillo y enterrados, en fosas comunes, en el viejo cementerio. Hace un año, en unos sondeos promovidos por el servicio de Memoria Histórica y Democrática de la Diputación de Cádiz, se localizaron los restos de cinco de estas víctimas. El primero de julio de 2020 se inician las tareas de exhumación, de nuevo costeadas por este organismo provincial. El coordinador del equipo técnico contratado por esta institución, el arqueólogo Jesús Román, ha explicado a las familias de los represaliados cómo se ha planteado una intervención que se llevará a cabo durante el verano; 84 años después de las primeras ejecuciones.

Seguir leyendo →

Cartel de la convocatoria.

Cartel de la convocatoria.

El domingo 21 de junio de 2020, a las 11:30 horas, se celebra en el Cementerio de la Almudena, en Madrid, un acto de homenaje a las víctimas del franquismo en el Cementerio del Este, organizado por la Plataforma en Defensa del Memorial del Cementerio del Este de Madrid (PEDM). Esta actividad lleva como lema el de “Martínez Almeida quiere borrar sus nombres en la Historia”. El acto consiste en una ofrenda floral, realizada por familiares de víctimas del franquismo, vecinos y vecinas de Madrid y colectivos sociales, acompañada de piezas musicales tocadas el músico David Ortiz. El objetivo es rendir “homenaje a los casi 3.000 fusilados por los franquistas en el cementerio del Este de Madrid”. El evento finaliza con la lectura de un comunicado. La misma Plataforma ha convocado además una concentración ante el Ayuntamiento de Madrid, en la plaza de Cibeles, “en defensa del memorial”.
Los organizadores de estos actos expresaron: “Recordamos que el pasado 18 de noviembre, el  actual equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid arrancó las lápidas con los nombres de cerca de 3.000 personas ejecutadas en los primeros años de la dictadura en el Cementerio del Este. La retirada, que provocó serios daños en algunas de las lápidas, supuso una nueva humillación y la revictimización de los familiares de las víctimas, que llevaban décadas esperando el reconocimiento de la democracia a las personas allí asesinadas entre 1939-1944”.