Cubierta del libro.

Cubierta del libro.

Un estudio sobre cómo se afrontaron en un núcleo rural de Andalucía las epidemias que se sucedieron durante el siglo XIX ha salido a la venta el 29 de mayo de 2020. Se trata del opúsculo titulado Las luchas contra las epidemias en Ubrique en el siglo XIX, de Fernando Sígler Silvera, editado por Tréveris. Esta publicación, de 64 páginas, es el nº 1 de la colección “Opúsculos de Ubrique”. En esta obra se abordan las distintas epidemias que afectaron a este municipio de la provincia de Cádiz a lo largo de la centuria y las estrategias puestas en práctica para combatirlas, con especial atención a la actuación de la Junta Municipal de Sanidad. La investigación desarrollada por el autor se ha basado en el estudio de documentos, en gran medida inéditos, del Archivo Histórico Municipal de Ubrique, entre otras fuentes.
El índice es el siguiente:

  • I.- Fiebre amarilla a comienzos del siglo XIX.
  • II.- La prevencion de enfermedades en la fase final de la Guerra de la Independencia.
  • III.- El cólera de 1855:
    • La amenaza de la enfermedad en 1854.
    • La crisis sanitaria de 1855.
    • La labor curativa del médico Quintín Meynet.
    • «Aglomeración de cadáveres».
  • IV.- El cólera de 1885.
  • V.- La clausura del cementerio del Jesús por motivos de salud pública.
  • Fuentes y bibliografía.
Cubierta del libro.

Cubierta del libro.

Con motivo de la pandemia de 2020, cobra actualidad una iniciativa de la editorial del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que ofrece de manera gratuita, mediante descarga en internet, el libro La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna: doscientos años de lucha contra la viruela, que publicó en 2004 en edición a cargo de Susana Ramírez, Luis Valenciano, Rafael Nájera y Luis Enjuanes, dentro de la colección “Biblioteca de Historia de América”. Esta obra, de 410 páginas, es resumida así por la editorial: “En 1803 el rey Carlos IV aprobó el envío de una expedición a los territorios hispanos de Ultramar con el fin de vacunar a la población contra la viruela. En el año 2003 hemos celebrado la conmemoración del bicentenario de «La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna», un hecho histórico importante en el contexto de la ciencia y la cultura nacional e internacional. Esta campaña fue el primer intento de vacunación a nivel de un continente, por lo que supuso una hazaña sin precedentes que dignificó humana y científicamente a los españoles. La empresa, fletar una expedición con el fin específico de difundir la tecnología para vacunar frente a la viruela, siguiendo una meticulosa planificación de las necesidades científicas y logísticas, representó un esfuerzo humano y económico notable. Lamentablemente, este hecho es poco conocido incluso entre los científicos españoles, por lo que consideramos una obligación su difusión tanto a nivel nacional como internacional. Este libro es, por tanto, la consecuencia de una ilusión. En él están puestos los esfuerzos de un grupo de investigadores en ciencias de la vida y humanidades (Rafael Fernández Muñoz, Susana Ramírez, Eduardo Páez, Catherin Mark, Luis Valenciano y Luis Enjuanes), que se reunió en torno a la figura de Francisco Xavier Balmis y la hazaña de propagar la vacuna contra la viruela por todo el mundo en los inicios del siglo XIX”.

Seguir leyendo →

Cubierta del libro.

Cubierta del libro.

Fantasmas de la ciencia española. Este es el título del libro de Juan Pimentel, editado por Marcial Pons Ediciones de Historia. En esta obra, de 416 páginas, el autor aborda ocho episodios de la ciencia española a través de algunas imágenes, “la sinuosa historia de una presencia fantasmal a partir de unos rastros igualmente espectrales”, según expresa la editorial, que añade: “Las imágenes aparecen y desaparecen, nos convocan y actualizan cosas muertas o sumergidas. La ciencia ha sido y sigue siendo vista como una presencia incierta, reivindicada y postergada en el contexto de nuestra cultura. ¿Hubo ciencia en España? ¿Por qué nos cuesta verla? Como los muertos mal enterrados, la ciencia golpea nuestro subconsciente y aguarda un funeral digno, una reubicación al lugar que merece en la memoria y en nuestro imaginario colectivo. Desde el avistamiento del Mar del Sur hasta una reciente exposición naturalista en el Museo del Prado, por este libro se pasean dibujos, óleos, mapas, fotografías, láminas botánicas y estampas microscópicas de nuestro pasado, imágenes intermitentes y luminosas, fantasmas de la ciencia española”.

Cabecera del artículo.

Cabecera del artículo.

El blog Conversaciones sobre la Historia, que edita Ricardo Robledo, publicó el 7 de abril de 2020 artículos de Jaume Claret y Salvador Enguix con el título de “Doctor Peset: el enemigo de las pandemias que fue ejecutado por Franco“. En estas contribuciones se explica que Juan Bautista Peset Aleixandre (Godella, 2 de julio de 1886 – Paterna, 24 de mayo de 1941) “era un investigador único en el campo de la epidemiología y virología, pionero en la elaboración de vacunas como la que logró contra el pneumococo, responsable de las complicaciones pulmonares de la gripe de 1918 , en colaboración con los doctores Colvée y Rincón de Arellano”, y que “estuvo a la vanguardia en España en los trabajos de campo para la detección, contención y análisis de infectados por bacterias o virus”.
Según estas investigaciones, “al finalizar la guerra, Peset y sus hijos se dirigieron al puerto de Alicante para esperar unos barcos que nunca llegarían. Fue detenido e inició un periplo por distintas prisiones. El 29 de julio de 1939 se le separaba de su cátedra[4] y, tras ser denunciado por tres médicos falangistas, se le sometía a un Consejo de Guerra Sumarísimo. La condena, dictada el 4 de marzo de 1940, fue de pena de muerte, pero el gran número de testigos favorables provocó que le fuera conmutada por treinta años y un día de cárcel. Dos días más tarde se recibía una nueva delación, se le incoaba un nuevo Consejo de Guerra y una nueva pena de muerte el 25 de marzo. Esta vez no se salvaría. Tras catorce meses de espera, el 24 de mayo de 1941 se hacía efectiva”.

OPINIÓN
Texto: Cristina Calandre Hoenigsfeld.

Fuente: LQS.

Moles y Negrín, entre otros.

Moles, con otros académicos.

El articulo 62j de la Constitución Española dice que el Rey tiene el Alto Patronazgo de las Reales Academias (1). El próximo 30 de enero de 2019 tendrá lugar un acto solemne de reparación, en memoria de siete académicos de la Real Academia de Ciencias, represaliados durante la dictadura, con presencia de la Vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo (2). Este no es un acto más de reparación, pues al estar la Real Academia bajo el patronazgo de la monarquía, este da su aprobación a una reparación que implica la anulación de unas sentencias franquistas y a dar por ilegales esos tribunales que se formaron en dichas instituciones, para acordar la caducidad de los académicos que no cumplían con los requisitos publicados en el BOE de 2 de enero de 1938 desde Burgos, firmado por Francisco Gómez Jordana (3). Los requisitos para ser readmitidos, era prestar un juramento que decía:

“…Señores académicos: juráis en Dios y en nuestro Ángel Custodio servir perpetua y lealmente al de España, bajo imperio y norma de la tradición viva…en su catolicidad que encarna el Pontífice de Roma, en su continuidad representada por el Caudillo, salvador de nuestro pueblo…”

Respuesta del académico: “Sí, juro”.

En el apartado II de esta orden, se exponían los trámites para el reingreso en las academias, a través del Instituto de España, bien en su primera sesión, prestando el juramento. En el apartado IV se especifica la perdida de la condición de académico “si no se asiste un semestre a las sesiones a partir del día 6 de enero… y que estén regulada su situación administrativa…”. Luego el BOE público en 1939, las prórrogas que se contemplaron. Lo que pasaba es que muchos de los académicos estaban en el exilio o la cárcel, como Enrique Moles.

Al devolver ahora a estos académicos su condición de tales, se reconoce la ilegalidad de esa orden desde Burgos, y la nulidad de sus sentencias, por parte de esas reales academias del Instituto de España. Algunos de los siete académicos homenajeados pertenecían a la Junta Para Ampliación de Estudios (JAE), como Ignacio Bolívar, que fue su presidente en 1934-39.

Seguir leyendo →

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, entre el director general de Memoria Histórica y Cristina Calandre.

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, entre el director general de Memoria Histórica, Fernando Martínez, y Cristina Calandre.

El Ministerio de Justicia ha retomado la política de reconocimiento y reparación moral de las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo iniciada con la promulgación de la Ley 52/2007, conocida como de la memoria histórica, y que “había sido abandonada por el anterior equipo ministerial”, según informó dicha institución en un comunicado difundido el 1 de agosto de 2018. La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha entregado este día a Cristina Calandre Hoenigsfeld la declaración de reparación y reconocimiento personal a su abuelo, el médico Luis Calandre Ibáñez, destacado cardiólogo durante la Segunda República represaliado por la dictadura franquista. El 8 de julio de 2018, Cristina Calandre reclamó por escrito a la recién creada Dirección General de Memoria Histórica del Ministerio que se honrase la historia del Hospital de Carabineros, dirigido por su abuelo entre 1937 y 1939. El centro estuvo abierto en pabellones pertenecientes a la Residencia de Estudiantes, donde el doctor Calandre Ibáñez fue director del laboratorio de anatomía microscópica. Con anterioridad, Cristina Calandre había solicitado en enero de 2013 al entonces ministro de Justicia y en mayo de 2018 al Congreso de los Diputados la derogación del decreto de 19 de mayo de 1938 que disolvió la Junta para Ampliación de Estudios (JAE), institución científica de la que su abuelo fue subdelegado entre 1938 y 1939. Ambas peticiones fueron desatendidas.

Seguir leyendo →

Cartel de la actividad.

Cartel de la actividad.

El jueves 14 de junio de 2018, a partir de las 20 horas, se presenta en la ermita de San Pedro de Ubrique (Cádiz) el número 1 de la revista Tiempo de Historia, que edita Editorial Tréveris. Esta publicación, en formato CD, ya fue presentada en abril en el Colegio de Doctores y Licenciados de Madrid. Las contribuciones incluidas en este primer número corresponden a investigadores y docentes de universidades de varios países: Argentina, Costa Rica, Chile, México, Perú y España. De este último país, se incluyen artículos de autores relacionados con las universidades Autónoma de Madrid, Internacional de Catalunya, Santiago de Compostela, Burgos, Almería, Granada, Málaga, Córdoba, Cádiz y UNED, además de investigadores pertenecientes a otras instituciones.
Tras la presentación, interviene en el acto una de las articulistas de la revista, Rocío Pulido García, ingeniera industrial, cuya contribución es un estudio sobre los relojes de torre de la provincia de Cádiz. Esta especialista ofrece en dicho acto una charla sobre “El reloj del San Antonio, historia y mecanismo de funcionamiento”. Seguidamente, a las 21:30 horas, Rocío Pulido dirige una visita guiada al reloj en la ermita de San Antonio. La participación en ambas actividades es gratuita.
Estos eventos han sido organizados por Editorial Tréveris, con la colaboración del Área de Cultura del Ayuntamiento de Ubrique.

La Biblioteca Nacional de España presenta desde el 8 de febrero hasta el 6 de mayo de 2018 la exposición titulada Juanelo Turriano, genio del Renacimiento, que, “mediante la presentación de una de las figuras más emblemáticas del panorama técnico-científico del Renacimiento, narra uno de los periodos de mayor esplendor y riqueza de la historia de Cremona, su ciudad natal, así como su apertura al mundo bajo el poder de Carlos V y Felipe II”. La BNE informó: “Juanelo Turriano, nacido en 1500, fue relojero, ingeniero y matemático en la corte española entre los años 1547 y 1585, año de su muerte en Toledo; cuatro décadas en las que realizó en nuestro país los más increíbles ingenios mecánicos, innovando en los ámbitos fundamentales de la investigación mecánica de la época: las miniaturas, la automatización y la construcción de grandes máquinas como el Artificio de Toledo. La muestra recorre la biografía del personaje mediante una selección de documentos, libros y obras de arte de las principales instituciones cremonesas, así como de la Biblioteca Nacional de España, que ilustran tanto su época en Cremona como su época española y el contexto histórico general. Entre ellas destaca un busto de Turriano en mármol, obra de Pompeo Leoni, procedente del Museo de Santa Cruz de Toledo y recientemente restaurado por el Instituto de Patrimonio Español (IPCE)”.

 

Seguir leyendo →

Cubierta del libro.

Cubierta del libro.

El sábado 25 de noviembre de 2017 se presentó en el IES Nuestra Señora de los Remedios de Ubrique (Cádiz) la primera versión íntegra en castellano del libro del ornitólogo inglés Willoughby Verner Mi vida entre las aves silvestres en España, escrito en 1909 y considerado el último clásico de la historia natural del país. Esta obra ha sido coeditada por la Sociedad Gaditana de Historia Natural y el Instituto de Estudios Campogibraltareños, con producción editorial de Editorial Tréveris. Esta presentación se desarrolló en el marco de las “Jornadas sobre Naturalistas Históricos por Sierras de Cádiz y Serranía de Ronda en los siglos XIX y XX“, organizadas por la Sociedad Gaditana de Historia Natural, dentro del 40 aniversario de la Reserva de la Biosfera de la Sierra de Grazalema (1977-2017).

Seguir leyendo →

Cartel de la exposición.

Cartel de la exposición.

Del 9 de octubre al 3 de noviembre de 2017 está abierta en la Real Academia de Ciencias, en Madrid (c/ Valverde 22) la exposición “Enrique Moles (Barcelona, 1883-Madrid, 1953), químico español”. Los comisarios de esta muestra son Francisco A. González Redondo, Francisco González de Posada, Dominga Trujillo Jacinto del Castillo y Augusto Pérez-Vitoria (+). Esta exposición ha sido organizada por Amigos de la Cultura Científica y la Academia de Ciencias, Ingenierías y Humanidades de Lanzarote, en colaboración con la Asociación de Amigos de la Real Academia de Ciencias. La entrada es libre. El horarios de visita es de lunes a viernes, de 10 a 13 y de 17 a 20 horas.
Blas Cabrera, en su “Discurso” de contestación al de ingreso de Enrique Moles en la Academia de Ciencias (28 de marzo de 1934), expresó: “Pertenece Moles a aquel tipo de hombres hechos para ser blanco de los más encontrados sentimientos; y no por casualidad, sino como lógica consecuencia de su actividad. Fervoroso de la ciencia y sincero patriota, aspira a impulsar una violenta corriente de trabajo en cuantos le rodean. Empuja a todos, se entrega a cuantos le siguen y choca con quienes van más despacio de lo que él quiere. En el primer momento, cuando sólo se percibe el tirón violento, la reacción no suele ser favorable, pero no tarda en despertarse una decidida adhesión y aplauso”.