Cubierta del libro.

Cubierta del libro.

El historiador Antonio Morales Benítez es el autor del libro titulado La autolegitimación del franquismo. El referéndum de 1947 en Ubrique, editado por Editorial Tréveris, como número 2 de la colección “Opúsculos de Ubrique”. Este opúsculo constituye “un estudio del primer proceso electoral llevado a cabo por el franquismo en en esta localidad e la provincia de Cádiz, con un sistema de control social consistente en la aplicación de numerosos mecanismos de dominación política para determinar el voto de lose electores”. Según el autor, “durante este referéndum se llevó a cabo una campaña de propaganda masiva para recabar el apoyo plebiscitario de los ciudadanos con procedimientos que se hallaban al margen de los mecanismos democráticos”. El historiador concluye: “No puede hablarse de un referéndum consultivo sobre la Ley de Sucesión, sino que se trataba más bien de un intento de autolegitimación de la dictadura”.
Antonio Morales Benítez es miembro fundador de la Asociación Papeles de Historia. Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Sevilla, fue investido como doctor en Historia por la Universidad de Cádiz el 20 de enero de 2017, con una tesis doctoral, con la que obtuvo la máxima calificación, que había defendido el 8 de enero de 2016. Su trabajo, dirigido por Alberto Ramos Santana, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Cádiz, versó sobre La masonería en el Campo de Gibraltar durante el primer tercio del siglo XX (1902-1936). Esta tesis es el origen de su anterior libro, titulado La masonería en el Campo de Gibraltar (1902-1940), un espacio de libertad con una nueva sociabilidad democrática, editado en 2019 por la Universidad de Cádiz, dentro de la colección “Faro de la Memoria”.
Seguir leyendo →

Toma de muestra de ADN.

Toma de muestra de ADN.

La Asociación por la Recuperación de la Memoria Democrática, Social y Política de San Fernando (Cádiz) está procediendo en estos días a realizar las tomas de muestras de ADN a los familiares de víctimas de la represión que aún no las hayan aportado, según informó en un comunicado difundido el 6 de diciembre de 2020. Esta entidad memorialista, que viene trabajando desde 2016 en la recuperación de los restos de las personas víctimas de la represión franquista en la ciudad, ya había tomado algunas muestras a familiares de avanzada edad ante el riesgo de fallecimiento. Así mismo, el organismo competente de la administración andaluza también se ocupó de hacer llegar los kits para la toma de muestras a los familiares residentes fuera de la provincia hasta entonces contactados por la asociación y cuyas muestras ya están en los laboratorios de Granada. De manera simultánea, los técnicos de dicha asociación de familiares procederán en estos días a extraer las muestras de tejido óseo de los 108 cuerpos exhumados en la actualidad compatibles con represaliados por el golpe militar. De esta forma, la asociación avanza en la labor de identificación de los cuerpos sepultados en las distintas fosas comunes intervenidas en su totalidad o en proceso de excavación desde este proyecto.

Seguir leyendo →

Beatriz Díaz.

Beatriz Díaz.

Inauguramos una nueva sección en esta web: conversaciones con autoras/es cuyos libros comercializa Editorial Tréveris. Abrimos esta serie con una conversación con Beatriz Díaz, que detalla aspectos relevantes de su libro Muros de piedra y techo de castañuela. Vivir en chozas.
Beatriz Díaz es antropóloga y, como ella confiesa en su libro, su recorrido como investigadora forma parte de su propia biografía, que ha trazado caminos que la han llevado desde su Madrid natal hasta San Salvador, Cifuentes, Tarifa, Casablanca y Bilbao, donde reside.
Un testimonio de un habitante del sur peninsular la inspiró para titular su investigación. Un campesino de Facinas, en Tarifa, en la provincia de Cádiz, rememoraba que su casa tenía muros de piedra y techo de castañuela, y la choza era la única construcción posible entre la gente pobre.
El origen del estudio de campo que realizó la autora y del que se derivó la edición de este libro se remonta, según ella misma cuenta en estas páginas, a un encargo enmarcado en una investigación científica sobre la influencia que sobre la sobremortalidad de cáncer detectada en la comarca del Campo de Gibraltar en los años setenta pudieran haber tenido las condiciones de vida en un contexto de subdesarrollo, con la contaminación del aire interior producida por los humos de leña, el carbón y el petróleo usado para cocinar, calentar y alumbrarse en las infraviviendas.
Por esta obra, ilustrada con fotografías en color y dibujos de Rafael Pulido, deambulan verdaderas historias de vida de las que se desprende la capacidad humana para autoorganizarse y salir adelante en condiciones adversas de injusticia y pobreza extrema, con dignidad y conciencia de clase.
Muros de piedra y techo de castañuela. Vivir en chozas es un libro que se relaciona con otro de la misma autora titulado Con cuatro tablas y cuatro chapas. Vivir en barracas. Beatriz Díaz es también autora de Un rosal de flores chiquititas, Juan Quero, labrador, pastor y escritor y Hambre, gacias a Dios, nunca pasamos.

Conversación con Beatriz Díaz:

Inicio simbólico de la exhumación.

Inicio simbólico de la exhumación.

Cinco vecinos de Jimena de la Frontera (Cádiz) han golpeado con azadas el suelo del patio número 4 del antiguo cementerio municipal el 1 de julio de 2020. Simbólicamente han protagonizado el inicio de la fase de exhumación promovida para recuperar los restos de sus familiares, represaliados por los golpistas que se sublevaron contra la Segunda República y provocaron la Guerra Civil española. Las investigaciones históricas y las fuentes orales aseguran que más de treinta vecinos de Jimena de la Frontera fueron asesinados en el entorno del castillo y enterrados, en fosas comunes, en el viejo cementerio. Hace un año, en unos sondeos promovidos por el servicio de Memoria Histórica y Democrática de la Diputación de Cádiz, se localizaron los restos de cinco de estas víctimas. El primero de julio de 2020 se inician las tareas de exhumación, de nuevo costeadas por este organismo provincial. El coordinador del equipo técnico contratado por esta institución, el arqueólogo Jesús Román, ha explicado a las familias de los represaliados cómo se ha planteado una intervención que se llevará a cabo durante el verano; 84 años después de las primeras ejecuciones.

Seguir leyendo →

Cubierta del libro.

Cubierta del libro.

La Confederación Liberal de la Montaña de Navarra (1836-1837) es el título del libro de Ángel García-Sanz Marcotegui editado en 2020 por la Universidad Pública de Navarra. Sobre esta obra, de 192 páginas, dice la editorial: “Tras un intento fallido en 1834, a principios de 1836 tres valles pirenaicos navarros (Aezkoa, Roncal y Salazar) y Valcarlos, en la línea de que el mejor modo de combatir a los carlistas era “contrarrevolucionar la Navarra contra la Navarra” y de que “el país debía pacificarse por el mismo país”, se pronunciaron con éxito contra los partidarios de don Carlos. Para ello se dotaron de juntas de armamento y defensa, movilizaron a más de dos millares de hombres bajo el mando de militares profesionales paisanos suyos y formaron la denominada “Confederación Liberal de la Montaña de Navarra”. Su ejemplo influyó en que otros valles (Baztan, Erro, Esteribar, Ultzama, Arce, etc.) sopesaran seguir sus pasos y que en Sangüesa se creara otra de esas juntas. El apoyo de la población del “país confederado” al alzamiento anticarlista fue bastante generalizado y sus autoridades hicieron gala de su compromiso con el bando de la reina, la Constitución, “las libertades patrias” y “la causa nacional”.
Con la ayuda del Ejército y de los cuerpos francos de Navarra “los valles pronunciados” y Valcarlos, entonces enteramente vascófonos, lograron controlar su territorio durante casi dos años y dificultar así los contactos de los carlistas navarros con Francia y con sus correligionarios aragoneses. Cuando en el otoño de 1837 aquellas fuerzas se retiraron, la comarca, excepto Valcarlos, pasó a manos de los carlistas, que reprimieron duramente a sus habitantes.
La impronta liberal de estos valles, sobre todo del de Aezkoa, dio lugar a un singular microclima socio-político que pervivió hasta la guerra civil de 1936-1939, lo que corrobora la necesidad de matizar la presunta absoluta hegemonía del carlismo en Navarra en el espacio y el tiempo”.