Cubierta del libro.

Cubierta del libro.

La editorial Reino de Cordelia ha dado a la luz el libro Comuneros contra el Rey, de Manuel Azaña, en edición y prólogo de Isabelo Herreros y epílogo de Fidel Cordero. En esta obra Azaña vio en el movimiento comunero la primera revolución popular contra el absolutismo, “una apuesta lanzada hacia el futuro, tan moderna que seguía viva cuatro siglos después, en vísperas de la Segunda República”. Sumergiéndose en las fuentes de la época, el que fuera presidente de la República “demuestra la vigencia del pensamiento comunero tras examinar celosamente los documentos recopilados sobre la guerra y la revolución de aquellas Comunidades de Castilla entre 1520 y 1522”. En el ochenta aniversario de la muerte de Azaña, en esta obra el gran intelectual republicano confirma que “la sublevación castellana, de la que se cumplen ahora quinientos años, reclamaba igualdad, contribución fiscal para cualquiera —sin aceptar privilegios de la nobleza—, Cortes independientes de la voluntad real… y, en suma, todo lo que constituye una revolución moderna”, según expresa la editorial en la presentación de este libro.

Seguir leyendo →

Cartel de la exposición virtual.

Cartel de la exposición virtual.

El Archivo General de Simancas publicó el 9 de junio de 2020 una exposición virtual titulada “El archivo real violentado“, con motivo del quinto centenario del saqueo de la casa del comendador Garci Ruiz de la Mota en Burgos, dentro del movimiento de las Comunidades de Castilla. El archivo explica así aquel acontecimiento: “El 10 de junio de 1520, una multitud enfurecida saqueaba en Burgos la casa del comendador Garci Ruiz de la Mota, profanando arcas con documentos relativos a la Corona y patrimonio real, pertenecientes al joven rey Carlos I, que allí se custodiaban. Para entender mejor este grave suceso, en los comienzos del movimiento de las Comunidades de Castilla (1520-1522), debemos remontarnos varios años atrás… El 23 de enero de 1516 murió el rey Fernando el Católico. Doña Juana era la legítima soberana de los territorios de la Corona de Castilla, pero dada su incapacidad (cierta o no), su hijo el príncipe Carlos (nacido y educado en Flandes) había sido nombrado gobernador de los reinos de Castilla. Hasta su llegada se encargaría de la regencia el cardenal Francisco Jiménez de Cisneros, arzobispo de Toledo.Sin embargo, en marzo de 1516 Carlos se autoproclamó rey de sus posesiones hispánicas, planteando un problema dinástico que tardaría en olvidarse… En septiembre de 1517 llegó el joven monarca a sus reinos de Castilla, sin saber hablar apenas castellano, y con toda una corte de nobles y clérigos extranjeros, particularmente interesados en prosperar con cargos y prebendas reservados a los castellanos (una fuente de conflicto con la nobleza de la tierra). Pero no todos los recién llegados eran flamencos y borgoñones. También había castellanos, como el obispo de Badajoz, Pedro Ruiz de la Mota, miembro del Consejo Real y uno de los hombres de confianza del rey Carlos I”.

Seguir leyendo →